Sabemos que una imagen vale más que mil palabras, por esta razón no debemos descuidar los detalles para nuestro centro como una buena imagen de marca con tu logotipo, tener visibilidad digital, ya sea con una bonita página web o redes sociales para que el cliente lo pueda conocer y ubicar como un sitio de confianza.

Tampoco tenemos que olvidar detalles como la limpieza de nuestra fachada, letrero, escaparate… todo debe estar perfecto para un recibimiento acorde con nuestra profesionalidad. Tenemos que ofrecer una imagen impecable y debemos estar en consonancia a cómo queremos dejar a nuestros clientes con la imagen que proyectamos.

La parte sensorial es de máxima importancia y antes de comenzar una nueva jornada tenemos que revisar que todo esté igual día a día, de esta forma el cliente nunca notará diferencia y lograras la sensación de que se sienta como en casa, nada más entrar en el, sus sensaciones siempre serán las mismas, buena música, climatización, aromas y el personal.

Esperamos que nuestros consejos os ayuden en vuestro día a día!